Noticias

Colombia despega en firme hacia las nuevas energías renovables

05/02/2019


El tránsito progresivo de Colombia hacia la implementación de nuevas fuentes renovables no convencionales de energía eléctrica, principalmente basadas en el sol y en el viento, dio un paso fundamental con el cierre de inscripciones para estar en la primera subasta contratación de largo plazo que hará la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), el próximo 26 de febrero.

Para la subasta fueron 27 las empresas que manifestaron su interés de participar en el proceso, que según expertos dará una señal de precios más competitivos para el mercado, aunque no tan baratos por ahora como en el mundo, debido a que los contratos serán a 12 años y lo ideal es que sean a 20 años para lograr mejores condiciones de financiamiento.

Aún así, para la generación y venta de este tipo de energías se presentaron 15 empresas con 22 proyectos, de los cuales hay 17 de energía solar, 4 de energía eólica y 1 de biomasa, material orgánico de origen vegetal que se puede aprovechar energéticamente. 

Entre tanto, para la compra y posterior distribución y comercialización entre los usuarios se presentaron 12 empresas, entre ellas Electricaribe, que hoy tiene una exposición del orden del 30 por ciento a los precios de bolsa y que está buscando cómo bajar los costos de la electricidad que compra para distribuir.

El día de la subasta participarán compradores y vendedores, en un mecanismo que definitivamente dejó en firme la decisión de que participen solo proyectos nuevos, lo que deja a los generadores tradicionales sin la opción de entrar a competir.

El director de la Upme, Ricardo Ramírez, indicó que esta primera subasta de contratación de energía eléctrica a largo plazo se busca cubrir una demanda objetivo de 1.183 gigavatios-hora año, con contratos de energía media anual a largo plazo que tendrán una vigencia de 12 años. 

Según la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, la meta de esta subasta es alcanzar los primeros 500 megavatios de capacidad instalada, de una proyección de 1.500 megavatios al cierre del cuatrienio, cifra que hoy es solo de 50 megavatios.

Como se mencionó anteriormente, sólo podrán estar proyectos nuevos, con capacidad instalada igual o mayor a 10 megavatios y que entren en operación a partir del primero de diciembre de 2021.

La meta del Gobierno es que en el cuatrienio la capacidad instalada de fuentes no convencionales renovables pase de 50 megavatios, lo que necesita una ciudad como Ibagué, a 1.500 megavatios, con inversiones estimadas entre 1.300 y 1.800 millones de dólares y una reducción aproximada de tres millones de toneladas de CO2, equivalente a la siembra de 6 millones de árboles. 

Con el proceso se busca que en temporadas de alta sequía estas nuevas fuentes no solo garanticen el suministro, sino que los precios no se disparen, como ocurre actualmente con la energía en bolsa. Esto porque los nuevos contratos incorporarán un precio fijo anual por una cantidad de energía media entregada.

“Nuestra meta, en esta primera subasta, es llegar a los primeros 500 megas de capacidad instalada en fuentes no convencionales de energías renovables. Los proyectos interesados en participar representan una capacidad instalada de 1.500 megas. Esta es una muestra del potencial que tiene Colombia para iniciar la transformación energética, impulsando fuentes alternativas renovables como el sol y el viento”, explicó la Ministra.

Fuente: www.eltiempo.com



Sin etiquetas 302


Noticias que podrían Interesarte


Un convenio posiciona a Jujuy como "usina" de energías renovables

El acuerdo permitiría registrar el crecimiento del sector, evaluar el potencial de las distintas tecnologías y demostrar su incidencia en la economía e industria nacional.

Leer más

En Rosario el Sanatorio de la Mujer toma la delantera en energías renovables

La entidad realizó una importante inversión en un sistema de paneles solares que es el más grande de la ciudad.

Leer más

Confirmado: Los coches eléctricos contaminan menos

En el presente de los coches eléctricos confluyen varias paradojas. Por un lado, aspiran a solucionar un problema global (el progresivo deterioro del medio ambiente) con precios elitistas. Por otro, buscan reducir emisiones propulsados por una electricidad, en muchos casos, contaminante. Es uno de sus puntos débiles entre la opinión pública: no emiten CO2, pero la producción de electricidad que los propulsa sí.

Leer más

Comentarios:


0 Comentarios


El correo electrónico no será publicado










Copyright © 2019. Derechos Reservados.