Noticias

La energía solar podría salvar a las abejas

04/02/2019


En respuesta a la disminución de la población de insectos polinizadores, como las abejas y las mariposas monarca, los investigadores del Laboratorio Nacional Argonne del Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE) están investigando formas de usar energía solar que no dañe a los polinizadores.

A menudo llena de grava o césped, la tierra donde se instalan los módulos no se usa, pero son un lugar perfecto para pasto de las praderas o flores silvestres, hábitats de polinización frecuentes que podrían fomentar el crecimiento estable de la población de abejas.

Al estudiar las instalaciones de energía solar con hábitats de polinización en el lugar, los investigadores esperan rehabilitar las poblaciones de polinizadores que desempeñan un papel crucial en las industrias agrícolas nacionales y mundiales. La pérdida de estas especies podría devastar la producción, los costos y la nutrición de los cultivos a escala mundial.

Aunque pequeños, los insectos son al menos parcialmente responsables de polinizar casi el 75 por ciento de todos los cultivos que los seres humanos consumen en su dieta diaria en todo el mundo. A medida que han aumentado los factores estresantes ambientales causados por el hombre -incluidos los plaguicidas y el desarrollo del planeta-, los insectos polinizadores han perdido hábitats y las especies han disminuido considerablemente.

Sin embargo, un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional Argonne del Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE) ha estado examinando los beneficios potenciales de establecer un hábitat de polinizadores en grandes plantas solares para conservar estos insectos y restaurar el ecosistema que proporcionan. Tras observar más de 2.800 instalaciones de este tipo existentes en Estados Unidos, los investigadores de la división de Ciencias Ambientales de Argonne han llegado a la conclusión de que el área alrededor de los paneles solares podría proporcionar una ubicación ideal para las plantas que atraen a los polinizadores.

Este mapa del Laboratorio Nacional de Argonne muestra la cantidad de instalaciones de energía solar a gran escala existentes y planificadas por estado. También muestra la cantidad de cultivos que depende de los polinizadores cerca de esos sitios.

A menudo llena de grava o césped, la tierra donde se instalan los módulos no se usa. Las investigaciones han demostrado que en algunos lugares estos terrenos ofrecen un lugar perfecto para establecer especies de plantas nativas, como el pasto de las praderas o las flores silvestres, que son hábitats de polinización frecuentes, con la esperanza de fomentar el crecimiento estable de la población de abejas.

Los investigadores de la división de Ciencias Ambientales Lee Walston, Heidi Hartmann, Shruti Khadka Mishra e Ihor Hlohowskyj, junto con los investigadores del Laboratorio Nacional de Energía Renovable James McCall y Jordan Macknick creen que el crecimiento del hábitat de los polinizadores alrededor de las plantas solares también ayudará a desarrollar las regiones agrícolas adyacentes. Al aumentar la capacidad de los insectos para polinizar los campos agrícolas adyacentes, el hábitat de los polinizadores solares puede aumentar el rendimiento de los cultivos de los agricultores y hacer que las huertas solares sean un “vecino bienvenido”, según el Laboratorio.

Los investigadores examinaron si el hábitat de los polinizadores solares podría beneficiar a la agricultura en un estudio reciente publicado en Environmental Science & Technology. El estudio, titulado “Examining the Potential for Agricultural Benefits of Pollinator Habitat at Utility-Scale Solar Facilities in the United States” (Examinando el potencial de beneficios agrícolas del hábitat de polinizadores en instalaciones solares a gran escala en Estados Unidos), halló que podrían beneficiarse más de 3,500 kilómetros cuadrados de tierra agrícola cerca de instalaciones fotovoltaicas en el país. Walston cree que este método de rehabilitación podría ayudar a restablecer la población de polinizadores. “El hábitat de los polinizadores solares puede ayudar a optimizar la eficiencia del uso de la tierra en las instalaciones solares sin comprometer la eficiencia de los paneles”, dijo.

“También estamos investigando si los altos costos iniciales de las mezclas de semillas y el establecimiento de los hábitats de los polinizadores se verán compensados por menores costos de mantenimiento de las instalaciones”, agregó Hartmann.

Walston y Hartmann examinaron tres tipos de cultivos para medir los beneficios agrícolas del aumento del hábitat de los polinizadores: soja, almendras y arándanos, que dependen de los insectos polinizadores. Si todas las instalaciones solares existentes y planificadas cerca de estos tipos de cultivos incluyeran un hábitat para los insectos y un aumento del rendimiento en los cultivos de solo un uno por ciento, el valor de los cultivos podría aumentar en 1,75 millones de dólares, 4 millones de dólares y 233.000 dólares para la soja, las almendras y los arándanos, respectivamente.

Este estudio ofrece aún más oportunidades para investigar los beneficios ambientales del hábitat de los polinizadores, como la conservación del agua, la gestión de la tierra y la reducción del dióxido de carbono.

Fuente: www.pv-magazine-latam.com



Sin etiquetas 489


Noticias que podrían Interesarte


¿Qué pasó con las tejas solares de Tesla?

Hace ya como dos años que Tesla presentó su tejado solar. Un 2016 en el que la compañía californiana prometió que la producción en volumen de sus tejas solares ocurriría durante el año 2018. Sin embargo, las últimas declaraciones de su CEO, Elon Musk, hablaban de que no será hasta el año que viene cuando las tejas solares empiecen a venderse en masa. Todo el revuelo que se generó con su presentación se ha ido diluyendo con el paso del tiempo.

Leer más

Intentan producir energía eléctrica con el calor volcánico de Islas Canarias

En Canarias, como en otros sistemas volcánicos activos, se puede obtener en la superficie vapor a temperaturas de entre 100ºC y 300ºC capaces de producir electricidad al mover una turbina con el fluido generado. Con esas condiciones naturales, la Universidad Pública de Navarra (UPNA) trabaja en un proyecto para producir energía eléctrica renovable con un impacto medioambiental mínimo con el calor volcánico de las Islas.

Leer más

El primer proyecto termosolar en Chile y Latinoamérica inicia su última fase de construcción

Se espera que en 2020 comience a funcionar el proyecto Cerro Dominador que aportaría cerca de 210MW de potencia al mercado eléctrico

Leer más

Comentarios:


0 Comentarios


El correo electrónico no será publicado










Copyright © 2019. Derechos Reservados.