Noticias

México busca superar a Brasil en materia de energías renovables

22/11/2018


Brasil lleva 10 años de ensayo y error en subastas de energías renovables. Mientras tanto, México toma nota para hacerlo mejor y añadir cerca de 2,000 MW limpios a su red.

Brasil estuvo expuesto a una elevada dependencia de sus represas hidroeléctricas, lo que lo llevó a sufrir apagones generalizados en 2001, a causa de una sequía extrema.  

Desde diciembre de 2009, el gigante sudamericano se anticipó a buena parte de los países de la región y comenzó a sacar rédito de su alto potencial en energías renovables. El gobierno, entonces encabezado por Luiz Inácio Lula da Silva, impulsó la primera subasta para contratar e incorporar al sistema energético los megawatts (MW) provenientes de los emprendimientos de energía eólica. 

El crecimiento en energías renovables ha sido vertiginoso desde entonces. En julio pasado, la energía eólica ya representaba 7.7% de la oferta interna de electricidad en Brasil, y la solar, 0.5%. Sin embargo, ese recorrido no estuvo exento de contratiempos. 

El sistema de subastas para la contratación de energía limpia en el país sudamericano ha tenido marchas y contramarchas, lo que lo convierte en un espejo en el que México podría mirarse en el futuro. “La liberalización del mercado eléctrico en México lleva algunos años de retraso respecto de otros países.

El crecimiento en energías renovables ha sido vertiginoso desde entonces. En julio pasado, la energía eólica ya representaba 7.7% de la oferta interna de electricidad en Brasil, y la solar, 0.5%. Sin embargo, ese recorrido no estuvo exento de contratiempos.  

El sistema de subastas para la contratación de energía limpia en el país sudamericano ha tenido marchas y contramarchas, lo que lo convierte en un espejo en el que México podría mirarse en el futuro. “La liberalización del mercado eléctrico en México lleva algunos años de retraso respecto de otros países.  Lo mismo sucede con las subastas, un instrumento propio de un mercado desregulado”, dice Gonzalo de la Torre Rodríguez, socio de asesoría financiera en Deloitte. 

El asesor de la consultoría agrega que “ese retraso permitió al sector de México aprender de experiencias internacionales como la de Brasil, que lleva a cabo licitaciones de generación en forma regular desde hace años”. 

Los obstáculos  

En el camino para incorporar su potencial en energías limpias a su sistema eléctrico, Brasil debió superar varios obstáculos. Por ejemplo, en la etapa inicial de la liberalización del mercado hubo un alto porcentaje de proyectos surgidos de las subastas eléctricas que sufrieron retrasos en su ejecución.  

“En muchos casos, las empresas ganadoras no estaban en condiciones de concretar los proyectos por falta de capacidad financiera o técnica, y eso hizo que varias iniciativas tuvieran retrasos”, menciona Rodrigo de Barros, socio de la consultora Thoreos, en la ciudad brasileña de Belo Horizonte.  

“Eso fue mejorando cuando aumentaron las exigencias en los proceso de licitación y, de hecho, muchas empresas que se presentaron en las primeras subastas, en la actualidad ya no podrían hacerlo”, añade De Barros. En años recientes surgieron otras trabas, como el elevado riesgo cambiario provocado por la exigencia de celebrar los contratos solo en reales, la moneda local.  

Ese riesgo terminó por cristalizarse en 2015 y 2016, cuando la inestabilidad política que terminó con la destitución de la entonces presidenta, Dilma Rousseff, que impulsó una fuerte devaluación. El salto cambiario, sumado a una severa recesión económica, llevó a que buena parte de los proyectos se volvieran inviables para su ejecución. Ante esa situación, en agosto del año pasado, el Ministerio de Minas y Energías de Brasil anunció la cancelación de los contratos de compraventa de electricidad, por un total de 557.4 MW de capacidad de generación de energía renovable. 

Estos contratos surgieron de las tres subastas para proyectos de energías renovables celebradas en 2014 y 2015, pero no se habían materializado.  Las empresas prefirieron pagar a cambio de desistir sin multas de 25 proyectos de energía solar y eólica. Estos contratos fueron cancelados a través de una subasta, lanzada cuatro meses atrás, que tenía por objeto echar abajo los proyectos de energía seleccionados en las subastas de energía de reserva, porque no se estaban llevando a cabo.  

Con este tipo de subasta, las empresas ganadoras de la licitación pueden hacer una oferta para que sus contratos sean cancelados en caso de que tengan problemas de financiamiento, evitando de esta manera las multas por no finalizar los proyectos. Ese escenario golpeó en mayor medida a las compañías locales.  

Las grandes eléctricas internacionales, que pueden diversificar proyectos por todo el mundo y cuentan con acceso a financiamiento en el exterior a tasas de interés mucho más bajas que en el mercado local, lograron reducir el riesgo cambiario y continuar con sus proyectos en el país. Pero esta no es la única diferencia provocada por la concentración de proyectos en manos de las grandes compañías eléctricas internacionales en Brasil.  

En los últimos años, el incremento en el número de desarrolladores de proyectos de energías renovables promovió una mayor competencia en las subastas. Es una buena noticia, pero con un daño colateral: el alto grado de competencia incentivó la presentación de ofertas a precios muy bajos que, en muchos casos, terminaron en proyectos fallidos. 

Ante ese riesgo, el gobierno brasileño aumentó los requisitos de reputación técnica de las ofertas, además de pedir mayores garantías financieras. Ese escenario de retornos a la baja y requisitos al alza favoreció a las grandes eléctricas internacionales, en detrimento de fondos e inversores locales. 

Eso quedó reflejado en las licitaciones convocadas en diciembre de 2017, cuando se retomaron las subastas luego de dos años de parálisis por completo. El gobierno brasileño consiguió contratar nuevos recintos industriales para energías solares y eólicas con descuentos cercanos a 65%, en relación con el precio tope establecido por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL). Pero los principales ganadores fueron las grandes firmas eléctricas internacionales, como la italiana Enel, la portuguesa EDP, la francesa Voltalia, la danesa European Energy y la estadounidense AES. 

Una gran lección  

La experiencia brasileña le dio varias lecciones a México. En 2015, el gobierno mexicano lanzó su primera subasta de energías renovables. “Al ser relativamente reciente el inicio de estas licitaciones, en el país se adoptaron las mejores prácticas a diferencia de Brasil, ya que existe la opción de elegir si el contrato de venta de electricidad se realiza en pesos o en dólares”, dice Hugo Lucas, líder de Energía de la consultora Factor, en Berlín.  

El especialista menciona que “otro de los aprendizajes que México tomó de Brasil, es que procura hacer un seguimiento mucho más cercano de sus proyectos, así como la exigencia de fuertes garantías financieras y penalidad para evitar retrasos”.  Aún así, siguen sin resolverse problemas que responden a la lógica del mercado. 

Por ejemplo, como sucedió en Brasil, en México se alcanzaron niveles de precios cada vez más bajos en las licitaciones.  En la primera subasta de 2015, la Comisión Nacional de Hidrocarburos dio el precio de venta por 1 MW/hora, más un Certificado de Energía Limpia (CEL) de 47.7 millones de dólares (mdd); sin embargo, en la última subasta, realizada a fines de 2017, el precio cayó a 20.5 mdd. 

“Estos niveles de precios pueden condicionar la viabilidad económico-financiera de algunos proyectos ganadores”, dice De la Torre. “De hecho, hay proyectos ganadores de las subastas que no están avanzando”, agrega el especialista de Deloitte. 

 A eso se suma que los niveles de precios excesivamente bajos pueden reducir los atractivos de los proyectos de energía renovables en comparación con otras tecnologías y fuentes de energía, como las plantas de ciclo combinado de gas.  

Como resultado de las tres subastas realizadas hasta ahora, ya se asignó a 42 empresas el desarrollo de 67 centrales de generación de energías limpias con una inversión potencial estimada de 9,000 mdd. En total, se agregarán para 2020 cerca de 7 GW de capacidad renovable (los cuales son 5,400 MW solares y 2,700 MW eólicos), el equivalente a 10% de todo el sistema eléctrico nacional.  

Ese camino seguirá y puede acelerarse bajo el mandato del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien si bien ha señalado en repetidas ocasiones que revisará aspectos de la reforma energética aprobada en 2013, también anunció planes ambiciosos para aumentar la generación de energías renovables. El potencial es altísimo: en energía eólica es ocho veces superior al nivel de capacidad instalada, y esa relación asciende a 75 veces la capacidad actual en energía solar.  

Para alcanzar sus metas de mediano y largo plazo en energías renovables, México puede seguir tomando nota de la experiencia brasileña. Aunque eso no bastará para incrementar la capacidad de generación con fuentes limpias.  “En México, las subastas han mostrado una clara tendencia a ganar en sofisticación y refinamiento para alcanzar diferentes objetivos más allá del precio mínimo”, dice De la Torre Rodríguez. 

“Hace falta más, pues México está en un momento crucial en esta materia y es necesario mantener una política clara, que ofrezca certidumbre a los inversores y permita impulsar el cumplimiento de los objetivos que tiene el país en generación a través de energías limpias”, añade el especialista.  

Las lecciones que entrega Brasil, junto con las oportunidades (y riesgos) de un mercado en expansión, son útiles para México. Más aún si se tiene en cuenta que el país acelerará el paso en los próximos años. 

Fuente: www.milenio.com



México Brasil Energía Solar Energía Eólica Energías Renovables 314


Noticias que podrían Interesarte


Francia planea una instalación mareomotriz que alcanzaría los 2 gigavatios

Recientemente se ha cerrado un acuerdo para el aprovechamiento de energía mareomotriz en Francia. Se trata de un acuerdo entre Hervé Morin, presidente de la región de Normandía, y Tim Cornelius, director ejecutivo de la compañía de energías renovables SIMEC Atlantic Energy

Leer más

BMW desarrollará un parque solar para su planta en México

El proyecto de poco más de 715 millones de euros dará energía a su nueva planta que ensamblará las unidades para el mercado de América del Norte

Leer más

Los edificios pronto podrían ser generadores de energía

EPFL, la Escuela Federal Politécnica de Lausanne, se ha convertido en la coordinadora de Be-Smart, un proyecto de la Unión Europea que busca que los edificios tengan integrado celdas fotovoltaicas (building-integrated photovoltaics – BIPV), para que puedan reducir el costo de su gasto energético al 75% entre hoy y el 2030.

Leer más

Comentarios:


0 Comentarios


El correo electrónico no será publicado










Copyright © 2019. Derechos Reservados.